Archivo de la categoría: sociedad

Ética Digital: Cimiento de la industria 4.0

Apenas hace 6 meses, en mayo, acuñamos el término ciberética para hablar respecto al tema de la ética dentro del mundo digital. Esto con la intención de abrir el debate público y comenzar a plantear acciones en pro de su discusión e inclusión. Y justo ayer estuvimos en el Día Inteligente NL 4.0 hablando del tema de ciberseguridad. De ahí que este texto pretenda dar continuidad al tema de la ética digital a través de una perspectiva nueva: la ciberseguridad.

dia_inteligente_nl_4.0_DATLAS

La ciberseguridad es un reto al que se enfrentan todos los países del mundo. La filtración de datos personales es apenas una de las muchas vertientes que tiene este concepto, entre las que también destacan la suplantación de identidad. Datos de la empresa Cynthus aseguran que hubo un aumento de 566% en el número de archivos comprometidos a nivel mundial. Tan solo en México el impacto económico de este tipo de incidentes se estima alrededor de los $5,000 millones de pesos anuales. En cuanto a los casos de filtración de datos en 2018, según datos de Sophos Iberia, han afectado a más de 65 millones de usuarios a nivel mundial. El ritmo de crecimiento que han tenido estas amenazas, hace que hoy mismo se estimen alrededor de 122 registros de datos en peligro por segundo. Los delitos de ciberseguridad en México son solo una pequeña parte, el valor total para la economía mundial suma alrededor de $445,000 millones de dólares en daños relacionados con ciberseguridad, de acuerdo con Eduardo Palacios, especialista en Tecnologías de la Información de IBM México.

datlas_barra_suscribir

El caso más sonado de este año es quizá el caso de Facebook, del que también hemos hablado a inicios del año. Pero Facebook no es el único que ha sufrido de este tipo de escándalos, existen otros casos no menos impactantes como el de British Airways, la aerolínea más grande del Reino Unido, que sufrió un hackeo que expuso cerca de 380,000 datos de tarjetas de crédito de sus clientes. Según confirmó la compañía, los datos fueron robados de la página web ba.com y de la aplicación móvil a través de un malware que transfería la información a unos servidores ubicados en Rumanía.

Otro caso muy sonado, el de la empresa Jobandtalent, el famoso portal para encontrar trabajo, que también resultó este año víctima de un ciberataque que expuso los datos de 10,000,000 de usuarios españoles, incluyendo nombres, apellidos, direcciones de correo electrónico y una versión cifrada de su contraseña.

Pero estos ataques no son exclusivos de alguna industria, Ticketmaster, la popular plataforma de compra de entradas, también experimentó la desagradable visita de un software malicioso que expuso los datos de 40,000 usuarios al atacar un producto para soporte de cliente alojado por un proveedor externo de la compañía.

De igual forma, T-Mobile, el operador de telefonía móvil estadounidense, fue atacado el pasado agosto. Los datos comprometidos de la filtración afectaron a más de 2,000,000 de sus clientes e incluyeron nombres de usuario, códigos postales de facturación, números de teléfono, direcciones de correo electrónico, números y tipos de cuenta.

Asimismo, estos delitos no conocen fronteras, Typeform, la startup española de encuestas reconoció que una filtración, el pasado julio, afectó a miles de usuarios después de que hackers atacasen uno de sus servidores para acceder a credenciales cifradas, nombres y direcciones de correo electrónico.

Finalmente, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) también sufrieron de este mal. Se trata de una filtración de la base de datos de reclutamiento de las FDI. La información fue sustraída por dos civiles con ayuda de dos soldados, los cuales tenían información privilegiada para acceder a servicios clave. El daño afectó a miles de soldados en listados entre el 2011 y 2014. Esta información, que involucraba datos personales, familiares y de la institución, fue vendida y utilizada para actividades publicitarias. Este tipo de prácticas también es común en países de Latinoamérica, como Chile, donde las bases de datos de consumidores o empresas se venden sin ningún perjuicio.

datlas_etica_legal

Este tipo de delitos afectan directamente el desarrollo y el potencial de lo que la industria 4.0 puede ofrecernos en temas de análisis de datos y mejoras en producción y experiencia de usuarios. La fragilidad de las APIs y el bajo presupuesto en ciberseguridad en México, más que en el resto del mundo, nos rezaga en términos de desarrollo económico y crecimiento.

Ante estos casos el dilema ético tiene dos facetas importantes: en primer lugar, la forma en la que las empresas deben de cuidar los datos sensibles de sus clientes, desde su obtención, almacenamiento y posible eliminación (de ser necesario) para evitar que existan este tipo de filtraciones; y en segundo lugar, la forma en la que las empresas deben establecer protocolos de reacción ante crisis de este estilo para poder informar de forma veraz y oportuna a los clientes de las posibles o inevitables consecuencias de una filtración de este estilo. El lado positivo de estos problemas es que esclarecen de manera muy puntual las áreas de oportunidad sobre las que se tienen que trabajar, no sólo por parte de los directamente involucrados (empresas y clientes) sino también por parte de todos los actores periféricos del ecosistema, desde el gobierno con sus leyes y regulaciones, las escuelas con sus contenidos educativos y los mismos ciudadanos con su cultura y mejores prácticas.

Ahora bien, ¿qué podemos hacer nosotros mismos desde nuestra “trinchera” para protegernos respecto a estas amenazas? ¿qué podemos hacer al momento en el que nos volvemos víctimas, inevitables, de un caso de filtración? Nosotros planteamos soluciones puntuales, muy acorde a lo comentado por los panelistas anoche:

  1. Las personas: debemos concientizarnos de que nuestros datos personales tienen ese nombre porque son parte constitutiva de nuestra personalidad, de nuestra persona, de nuestro ser. Debemos cuidarlos como a cualquier otra dimensión de nuestra persona.
  2. Los clientes: debemos aprender a discernir y elegir a las empresas en las que hemos de depositar nuestra confianza para la salvaguarda de esos datos. Debemos buscar siempre empresas que sean capaces de vernos como fin y no solo como un medio, que se interesen y respeten estos datos tanto como nosotros mismos los cuidamos. Asimismo, una vez en relación con la empresa, tener muy claros los pasos a seguir en cuanto a un suceso de filtración, porque debemos ser conscientes que nadie estamos eximes de ser víctimas, pero si podemos decidir victimizarnos o salir adelante ante una situación así. Debemos aprender a exigir, como la fuerza del mercado que somos (demanda), estándares de seguridad y protocolos de la más alta calidad y vanguardia. Iniciativas como la tecnología blockchain es uno de los ejemplos de mayor potencial. stakeholders-involvement_datlas
  3. Las empresas: deben posicionar al cliente como el centro de su negocio, deben definir los incentivos adecuados para que ningún miembro interno realice o permita que otros realicen actividades de filtración de información. Deben contar con códigos de ética, con reglas claras, con sanciones definitivas y protocolos de reacción inmediatos. Datos de la empresa Cynthus estiman que los negocios tardan alrededor de 39 días en contener una intrusión cibernética, pero es necesario comunicarlo en cuanto se descubra, con rapidez, con veracidad y con líneas de acción claras para proteger la información de los usuarios. Algunos ejemplos de medidas que han desarrollado las empresas, alrededor del mundo, son: las reformas a sus términos y condiciones (como Facebook, posterior al escándalo), el aumento de protocolos de seguridad para compartir información a través de APIs (como las llaves, keys, de autentificación que te piden empresas como Google para minar información), etc.
  4. El gobierno: debe asegurar a clientes y empresas unas reglas muy claras para desarrollar el “juego” de la manera más ágil posible, pero siempre cuidando contener los posibles problemas. El gobierno debe promover no solo leyes sino también programas que enseñen a los futuros empresarios y clientes a proteger sus datos personales desde el momento en que deciden compartirlos. Algunos países, por ejemplo, han aprobado la ley del “Derecho a ser olvidado” que obliga a las empresas tecnológicas a borrar todo historial y huella digital de los usuarios que así los deseen y lo soliciten. En México se han dado algunos primeros pasos a través de la aprobación de la Ley Federal de Protección de Datos Personales, pero aún faltan capitalizar estos, y otros, esfuerzos para que realmente tengan un impacto significativo.
  5. Las instituciones educativas: deben incluir, a todos los niveles, tópicos relacionados con los valores éticos dentro del mundo digital. El hecho de inculcar la solidaridad para cuidar los datos personales de los demás no solo de clientes sino también de colegas, compañeros, etc. El respeto por la privacidad de cada uno y la actitud de dialogo y apertura para tratar temas delicados relacionados con filtración de datos y otros posibles contratiempos.

datlas_barra_suscribir

Actualmente existen escuelas de negocios y universidades alrededor del mundo que dan diplomados en ética digital, que estudian la ciberética y que están generando contenido respecto al tema. Debemos colaborar con esas instituciones y adoptar las mejores practicas a nivel mundial. 

O tú, ¿qué opinas? Cuéntanos en nuestras redes sociales

@TheDatlas

Anuncios

¿Qué es el “Crowdmapping”?

Si nunca habían escuchado hablar del “crowdmapping” o el “mapeo colaborativo” entonces este artículo les explicara un poco más sobre ellos. El crowdmapping se refiere a un tipo de mapeo donde el conjunto de aportes proveniente de varios usuarios es mostrado en tiempo real. Estos mapas tienen diversos fines, desde mejorar las redes de transporte en una ciudad hasta ayudar al prójimo durante catástrofes naturales o conflictos humanitarios. Generalmente, cualquier persona puede tener acceso a editar o actualizar información geográfica en un “crowdmap”; esto con el fin de hacer la información más abierta, democrática, transparente, y actual. A continuación les explicaré un poco más sobre cómo se popularizaron este tipo de mapas, algunos ejemplos de usos actuales y donde encontrarlos, y algunos retos al que se enfrenta este tipo de tecnología.

Datlas_barra_suscribir

El término crowdmapping se popularizó después del 2008 cuando la aplicación móvil Ushahidi fue creada en respuesta a la violencia post-electoral en Kenya. La aplicación usaba voluntarios para mapear información proveniente de fuentes que variaban desde reportes de ONU, hasta tweets y mensajes de texto. Desde entonces, este tipo de mapas se ha popularizado para su uso en emergencias similares, como desastres naturales, crisis políticas, conflictos violentos o propagación de enfermedades. En México por ejemplo recientemente se ha usado esta tecnología durante los sismos recientes y para mapear incidentes de narco-violencia. Sin embargo, es importante notar que el crowdmapping no está restringido únicamente al mapeo de situaciones de riesgo.

Los usos del crowdmapping van más allá de las catástrofes. OpenStreetMap (OSM) es un proyecto de mapeo colaborativo del mundo donde el objetivo es mapear y actualizar los datos sobre caminos y otras cosas alrededor del mundo. Aunque no parezca que Google Maps ya tiene todo el mundo mapeado, existen muchos lugares que aún faltan de mapear o que la información mapeada existente no es la actual, incluso en nuestras propias ciudades. Comúnmente vemos ejemplos de esto en asentamientos informales de las grandes ciudades (como los “slums” o “favelas”) al igual que en localidades remotas o simplemente lugares con caminos que fueron creados muy recientemente. OpenStreetMap al igual que otras plataformas atenta resolver este problema, incluso Google en veces dispone este tipo de colaboración abierta para algunos de sus mapas. Otro ejemplo interesante de mapeo colaborativo es en el uso de las redes de transporte en una ciudad. La aplicación de transporte Moovit invita a sus usuarios a colaborar mejorando los datos de transporte en las más de 2200 ciudades dentro de 80 países donde opera. Existen este tipo de plataformas para varios nichos, algunos ejemplos interesantes son: Harassmap, Anti-Eviction Mapping Project, y FixMyStreet. Aquí en México existen plataformas como Tehuan la cual actualmente opera en Monterrey y Puebla invitando a sus usuarios a mapear cosas como incidentes en las vialidades, delitos, y problemas de alumbramiento (entre otras).

Al desarrollarse la tecnología para traer a las ciudades a los vehículos autónomos, también es muy importante mapear las calles de las ciudades en otra dimensión. Actualmente ya existen algunas startups que pagan a usuarios por mapear ciudades en la tercera dimensión. Pixtier es una startup israelí que paga a dueños de drones por usar sus drones para fotografiar ciudades y después ellos usan un software para convertir estas imágenes en 3D. Otra startup de San Francisco, Mapper, ha creado un instrumento que permite el mapeo 3D sin tener que utilizar la tecnología LIDAR. Esta empresa después vende este instrumento a usuarios a quien después les paga por mapear ciudades en sus propios vehículos (después de instalar el aparato encima de ellos). La startup surgió debido a que a las empresas que desarrollaban vehículos autónomos se les hacía muy fastidioso generar y crear estos mapas ellos mismos, sin embargo estos mapas son esenciales para que este tipo de vehículos opere. Ahora Mapper intenta promoverse como el nuevo Uber en el sentido de que es la nueva forma de monetizar tu propio vehículo.


A pesar de todas las soluciones que puede proporcionar el crowdmapping obviamente al ser un concepto tan democrático y tan abierto existen varias cuestiones con respecto a la calidad de la información y los datos que son generados. Entre menos control exista sobre los datos que son publicados a los mapas y más abiertos sean, obviamente la calidad y veracidad de los datos va a ser perjudicada. Mantener controles de calidad robustos en si es un costo significativo que se incurre al operar estas plataformas y este es solo un costo de más que se suma a los costos de mantenimiento. Debido a que muchas de estas plataformas no son con fines de lucro o no tienen un modelo comercial viable establecido, el costo en si es otro problema notorio para el crowdmapping. También existe el hecho de que en veces ha resultado difícil atraer la participación de usuarios a algunos mapas, naturalmente al ser un concepto un poco nuevo. Ejemplos de mapas colaborativos actuales son numerosas y en este artículo no se alcanzan a cubrir todas. Sin embargo, algunos obstáculos han prevenido a que algunas de estos esfuerzos de crowdmapping sean tan exitosos como lo planeaban, pero comoquiera es una tecnología que permanece evolucionando hacia la mejoría.

Ciberética: del mundo real al universo virtual

Es claro que en la actualidad la humanidad esta viviendo una época de auge sin precedentes gracias a los acelerados avances tecnológicos y todo lo que ellos han habilitado para el desarrollo de la sociedad en todos sus ámbitos. En este contexto, uno de los terrenos que más impacto ha causado, sin lugar a dudas, es el universo virtual. Entendiendo por universo virtual todo aquel ecosistema que vive en la red, es decir, desde paginas de internet, hasta redes sociales, la deep web, etc. La tecnología y su asombrosa capacidad de conectar, literalmente, a todo el mundo, aunado al hecho de la libertad de elegir y diseñar tu identidad dentro de este reino, ha exponenciado muchas de las facetas del individuo y, en algunos casos, ha sacado a la luz vicios profundamente dañinos. Este blog se centra precisamente en la idea de la ciberética, es decir, la necesidad de tener un “código” de ética dentro del mundo virtual. La manera de abordar el tema será a través de la exposición de un par de casos actuales que han dejado entre ver las casi irreversibles consecuencias que una conducta no ética, en el mundo virtual, puede traer al presente y futuro de nuestra sociedad en el mundo “real”.

datlas_bien_mal_angel_demonio_cartoon

datlas_fintech_suscribe

Antes de comenzar con los ejemplos, debemos definir que es lo que se entiende por ética. Como concepto, la ética se define como: “una disciplina filosófica que estudia el bien y el mal y sus relaciones con la moral y el comportamiento humano”[1]. En la práctica, la ética se entiende como: “el conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida”[2]. De esta forma, tomando en cuenta esta última definición es que hemos acuñado el término ciberética para hablar de la conducta de una persona en el ámbito cibernético, en el mundo virtual. Ahora bien, podemos regresar al tema central.

datlas_wannacry_virus_ramsonware

En primer lugar, tenemos el caso del virus “WannaCry” un malaware que ejecutaba un ransomware. En términos prácticos: un cibersecuestro de datos y archivos que exigía un “rescate” en bitcoins para liberarlos. A pesar de que este suceso se dio hace apenas un año, suena bastante familiar, ¿no? Cuantos casos no hemos escuchado acerca de personas que han sido privadas de su libertad, donde los secuestradores exigen una suma de dinero a cambio de la liberación de la víctima. Este suceso es idéntico, solo que esta vez la “víctima” son datos y archivos y el rescate es en una criptomoneda. Y es este primer caso el que nos lleva a plantear nuestro primer argumento: la tecnología es un potenciador. ¿A qué me refiero con esto? En general, la tecnología no ha creado nada nuevo, hasta el día de hoy, sino que simplemente ha venido a potenciar las capacidades que teníamos para desarrollar nuestras actividades como sociedad. Ejemplo: dos personas “siempre” (no en el sentido literal) se han podido comunicar desde distintas partes del mundo, pero antes pasaban días o meses para tener respuesta, y hoy en día esa comunicación puede ser de manera instantánea y a través de distintos medios (computadora, laptop, tablet, smartphone, etc.).

datlas_fintech_suscribe

Siguiendo esta lógica, por lo tanto, podemos entender el cibersecuestro como una perversa actividad humana trasladada del mundo “real” al mundo virtual, y potencializada por la tecnología. Lo más alarmante, de este caso en específico, son las consecuencias sociales que conlleva. No solo estamos hablando de la capacidad de hacer múltiples secuestros simultáneamente, o de hacerlos de manera remota y anónima. Estamos hablando de consecuencias “transgeneracionales”. Y es que hace un par de años, sociólogos e investigadores identificaron una tendencia en cierto perfil de niños (menores de edad) mexicanos. Estos niños identificaban a los narcotraficantes como una figura de admiración y aseguraban querer ser como ellos. ¿Las razones? Muy claras: dinero, poder y respeto (aunque todas malentendidas). Estos pequeños veían en los capos un ejemplo idóneo de tener una gran cantidad de dinero, de ejercer un poder sobre otros y de tener el respeto y “admiración” de todo el pueblo, incluso el de artistas que les componen canciones. De esta forma nos estamos enfrentando a un riesgo exponencialmente mayor. Existe una alta probabilidad de que este pequeño grupo de la sociedad vea en los hackers a esa nueva figura de admiración.. que convierta al hacker en su nuevo narco. Trasladar los vicios del mundo real al mundo virtual, ese es el peligro inminente, es ahí donde nace la necesidad de la ciberética.

datlas_cambridge_analytica_scandal

Por otro lado, como segundo caso tenemos el reciente escándalo de Facebook y la empresa Cambridge Analytica, del cual hemos escrito antes. Lo que podemos dejar en claro, con este caso, es nuestro segundo argumento: la tecnología es un arma de doble filo. La historia de la humanidad nos ha enseñado innumerables ejemplos análogos a este, como: la pólvora. Este gran invento nació para poder perforar las enormes montañas y explotar las minas de metales preciosos, pero de pronto se tornó en un arma para hacer estallar trincheras, bases militares y hasta hogares. Siguiendo esta misma línea, podemos ver como es que una plataforma inicialmente “inofensiva” como Facebook, a pesar de su tamaño, no es inmune ante un posible ataque que tergiverse el fin último de la información resguardada en ella. La tecnología es un arma y como tal tiene un poder intrínseco. Y como reza el dicho: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” y es ahí en donde volvemos a hacer énfasis en la necesidad de la ciberética.

datlas_etica_wordgraph

Ahora bien, este par de casos presentan como protagonistas centrales de la carencia ética al usuario y/o al proveedor de la tecnología. Pero detrás de cualquiera de ellos, más allá de los cables, las conexiones y la serie de habilitadores que existen alrededor de este complejo universo, hay un rol fundamental que no podemos dejar de lado al hablar de ética y este es el papel del núcleo social: la familia. Es cierto que la tecnología es un potenciador y así como es capaz de multiplicar los vicios también es capaz de exponenciar los valores éticos. Hemos de trasladar la ética del mundo “real” al mundo virtual y ese trabajo tiene sus raíces en la familia. Porque de esta misma manera podremos asegurar que esa arma de dos filos se utilice en pro de una verdadera evolución de la humanidad y no dejarla que se convierta en otra bomba de tiempo.

datlas_fintech_suscribe

La ciberética debe gestarse y nacer de una manera similar a la bioética, por ejemplo, es decir, como una rama de la ética que emula los ya establecidos valores de honestidad, integridad, responsabilidad, etc. Dentro del ámbito en cuestión, dentro del mundo virtual. No se trata de inventar el “hilo negro” ni de descubrir el “producto milagro” se trata de darle la debida relevancia al conjunto de normas éticas, y su cumplimiento, dentro de un ámbito tan trascendental como hoy en día lo es el universo virtual. La tecnología llegó para quedarse y hemos de asegurarnos que nosotros nos quedemos con ella en el futuro y que no sea ella quien nos vaya a dejar atrás. Debemos apelar siempre por que exista una congruencia entre el actuar del ser humano en el mundo real y el mundo virtual. No podemos despersonalizar al individuo dentro del ámbito tecnológico, sino al contrario, debemos unificar esa identidad y establecer una conducta y un proceder congruente con la persona que hay detrás de la pantalla. Debemos de vivir y transmitir la ciberética a nuestros hijos, compañeros, alumnos, esposos, nietos, abuelos, padres, maestros, políticos y a todo el mundo.

datlas_etica_legal

La necesidad de un código de ciberética emana de la natural evolución del universo virtual y su, cada vez mayor, trascendencia en la vida diaria de los seres humanos. Estamos a tiempo, pero la hora de actuar es hoy, en el presente. No podemos dejar que la historia se repita y tengamos que seguir ejecutando soluciones reactivas. La ciberética es la solución preventiva, el tratamiento para curar un virus que amenaza con convertirse en un cáncer que, si se dispersa, solo podrá ser detenido a través de procesos invasivos más dolorosos y costosos, en todos los sentidos.

No debemos olvidar que, como dice Albert Schweitzer:

“la ética no es otra cosa que la reverencia por la vida”

 

Tu ¿qué opinas al respecto? Cuéntalo en nuestras redes sociales

datlas_fintech_suscribe

@TheDatlas

Fuentes:

[1] https://www.google.com.mx/search?q=define+etica&oq=define+etica&aqs=chrome..69i57.1718j0j1&sourceid=chrome&ie=UTF-8

[2] http://dle.rae.es/srv/fetch?id=H3y8Ijj%7CH3yay0R

[3] https://www.google.com.mx/search?q=define+hacker&oq=define+hacker&aqs=chrome..69i57j0l5.2358j0j1&sourceid=chrome&ie=UTF-8

¡Año Electoral! Tiempo de reflexionar…

Martes 30 de enero, 9:00am y suena la alarma. Listo para comenzar un nuevo día, tomo mi celular, desactivo la alarma y, como todo buen millenial, entro a una red social para ver qué novedades. Un par de frases motivacionales, un par de memes y de pronto esto:

DATLAS_EPN_PIB_Mexico_2018

Como todo buen “numerologo” entiendo que juzgar con un solo dato no es “justo”. Y es por ello que nos dimos a la tarea de ver que es lo que nos dicen los datos acerca del desempeño de nuestro gobierno durante este último sexenio presidencial. Cabe aclarar que no estamos a favor o en contra de ningún partido político o candidato independiente, simplemente buscamos que los datos nos ayuden a tomar mejores decisiones y despertar en ustedes una opinión crítica respecto a la decisión final de la pregunta: ¿por quién voy a votar?

En primer lugar, hemos de comentar que el PIB=Producto interno bruto, es una medida macroeconómica que expresa el valor monetario de la producción total de un país, es decir, es la cantidad total de productos y servicios que nuestro país provee expresada en pesos y centavos. Ahora bien, el hecho de que el PIB crezca o disminuya depende de una serie de factores, entre ellos: el gasto público (el del gobierno), la inversión directa (la que se traduce en nuevas fábricas, etc.), las exportaciones, y más. De igual forma, al ser una medida macroeconómica, se ve impactada por las condiciones macroeconómicas que rodean al país durante el periodo de tiempo determinado. De tal suerte que quizá (con énfasis en el QUIZÁ) un bajo crecimiento del PIB en cierto periodo sea “más admirable” que un crecimiento más alto del PIB en otro cierto periodo.

Siguiendo entonces con esta idea, quisimos adentrarnos un poco más en los datos y ver que nos podían contar. Entonces, nos fuimos a analizar los últimos 20 años de información, específicamente acerca de las inversiones en México y algunos otros datos relevantes. El panorama se ve así:

DATLAS_EPN_Inversiones_Mexico_1997_2018

Por la simple tendencia de la gráfica cualquiera podría pensar que es algo positivo, y quizá así sea, pero expliquemos un poco cada concepto.

  1. El IPyC representa el Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), esto quiere decir, que si hubieses invertido $1 peso en el índice, en diciembre de 1997, hoy tendrías $9.44 pesos.
  2. Si hubieses invertido ese peso en Certificados de la Tesorería (CETES), que son instrumentos de “cero riesgos”, hoy tendrías $5.02 pesos.
  3. Si hubieses cambiado ese peso a dólares, en 1997, y lo hubieses cambiado nuevamente a pesos en diciembre pasado (2017) habrías ganado $2.36 pesos por cada peso invertido.

Pero finalmente, ninguna de estas ganancias es “real” hasta que se compara con la inflación. La inflación es el aumento sostenido en los precios, lo cual afecta directamente el valor de tu dinero a lo largo del tiempo, es decir, el peso que tenías en diciembre de 1997 no compra lo mismo en diciembre del 2017. De hecho, compra menos, es decir, vale menos. De ahí la importancia de ver cada una de estas “ganancias” en términos reales, es decir, menos la inflación. En este ejemplo, nos podemos dar cuenta que el rendimiento real anual del tipo de cambio fue negativo, es decir, a pesar de que suena bien haber obtenido $2.36 pesos por cada peso invertido, en realidad no sirvió de nada porque esos pesos hoy en día valen menos que ese $1 peso que invertimos al inicio, ¿por qué? Porque la inflación obliga a que ese $1 peso de 1997 hoy valga $2.95 o más, no menos, como es el caso de la inversión en el tipo de cambio.

Ahora bien, es cierto que cada inversión tiene un riesgo asociado y este es directamente proporcional al rendimiento obtenido, es decir, invertir en CETES, dado que son “libres de riesgos”, se espera que comúnmente dé al inversionista una menor ganancia que invertir en el IPyC, pues el índice conlleva un cierto riesgo que se espera sea recompensado con mayores ganancias. Siendo así, pasamos a analizar más profundamente el mercado accionario y la historia nos cuenta esto:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al igual que hicimos anteriormente, analizamos los rendimientos de forma real, es decir, quitándoles el efecto de la inflación. Y creo que aquí podemos empezar a generar la reflexión: ¿cómo es que durante un periodo de crisis (2008-2010) tuvimos rendimientos positivos y durante un periodo “sin crisis” (2013-2015) tuvimos rendimientos negativos? No podemos culpar a la inflación, dado que se mantuvo en niveles similares durante los citados periodos. ¿Entonces, que pasó? Es cierto que durante este último sexenio hemos visto un deterioro en el rendimiento de nuestro mercado accionario, pero ¿qué tanto tiene esto que ver con las políticas de nuestro gobierno actual? ¿Alguno de los futuros aspirantes nos presenta propuestas que pudieran revertir estos indicadores a niveles más positivos?

Si volvemos a abrir un poco la toma y analizamos el panorama general de inversiones, centrándonos únicamente en este último sexenio, podemos observar lo siguiente:

DATLAS_EPN_Inversiones_Mexico_2012_2018.png

Ahora bien, el rendimiento negativo del mercado accionario ya lo habíamos visto, pero que tal el rendimiento del tipo de cambio ¿es bueno que el peso haya estado devaluado frente al dólar? ¿qué pasará si USA sale del NAFTA (North American Free Trade Agreement)? ¿qué sucede si, como dijeron la semana pasada las autoridades estadounidenses, aceptan una pequeña devaluación del dólar? ¿le favorece al peso? ¿qué pasaría con la balanza de pagos?…

Es cierto que estamos en época electoral, pero eso no es solo una moda o una temporada de ofertas, sino un momento de mucha reflexión. Estos no son todos los datos que podemos explotar acerca de este último sexenio y también es cierto que no todo son “preocupaciones” pero es crucial tomarnos el rol de la reflexión de una manera más seria durante este periodo, sobre todo ante la facilidad de acceso a la información.

En fin, visítanos en nuestras redes y cuéntanos ¿por quién piensas votar y por qué? ¿qué te ha parecido el desempeño de nuestro gobierno en este último sexenio? ¿cuál crees que sea la solución hacia futuro, más allá de las próximas elecciones?

@TheDatlas

-Keep it weird-

Pacto de Socios : Un acuerdo de sangre entre millenials fundadores

El día de hoy me acerco a ustedes con un tema que ha decir verdad no tiene nada de nuevo pero que sí es recurrente entre startuperos menores de 30 años. Un pacto de socios es un documento que la mayoría ignora cuando inicia sus proyectos de negocios. Cuando el negocio es paz y tranquilidad todos son ideas y apasionados desvelos trabajando… pero ¿Qué pasa cuando hay que pagar una cuenta? ¿Estamos preparados para aceptar a otros socios o inversionistas? ¿Y si alguien “no da el kilo” pero desde el inicio generó la idea con nosotros? Todo esto se hubiera resuelto haciendo las cosas de la forma correcta.

Blog-Garrigues-Pacto-de-socios

Un pacto de socios es un convenio entre los socios de un startup con el fin de regular las reglas dentro de la sociedad. En concreto se fijan aspecto sobre el funcionamiento de la entidad. Es como “la forma correcta” de hacer las cosas ya que seguramente comienzas un negocio con alguno de tus amigos pero la forma de separar business-friends es mediante uno de estos documentos.

Entonces cuáles son el tipo de preguntas que tenemos que responder:

  • ¿Qué pasa si un socio abandona el proyecto?
  • ¿Qué pasa si un socio inicia un proyecto similar al de la Startup?
  • ¿Qué pasa si entra un nuevo socio, quién se diluye?
  • ¿Qué pasa si un socio no dedica al proyecto el tiempo que se había comprometido?
  • ¿Qué pasa si un socio no cumple los objetivos que se habían fijado o no rinde como esperábamos?
  • ¿Qué pasa si hay desacuerdos en la toma de decisiones?
  • ¿Qué pasa si hay una situación de bloqueo?

ALERTA no dejes que tu proyecto pase del “seed stage” sin tener esto por lo menos platicado porque puede desatar en graves problemas profesionales y personales. Sin ahondar tanto en lo legal te recomendamos asesorarte un poco con un amigo abogado y revisar esta liga donde en particular viene una lista estilo “machote” de lo que debe de contener tu convenio.

También te compartimos este infograma donde de forma más resumida le podrás platicar a tus socios de qué es lo que se trata.

infografia_pacto_socios

Esto es todo por hoy esperamos que hayas encontrado de utilidad la lección aprendida del pacto de socios. Puedes revisar otros esquemas más avanzados como los que se usan en Silicon Valley o en Estados Unidos para proteger hasta a el CEO de la mesa de accionistas (estilo Steve Jobs después de que lo corrieron la primera vez).

Saludos,comparte y

Keep it weird @PedroVallejo4

Fuente: 
 
Otras fuentes: