El dólar USD está muy caro, pero ¿Más de lo que debería? – Entérate aquí cómo saber si una divisa está sobrevalorada (Poder de Paridad de Compra)- Columna de Investigación Datlas

Conceptos mencionados en este blog:

  • Inflación
  • Divisas
  • Poder Adquisitivo
  • Poder de Paridad de Compra
  • Índice Big Mac
  • Precios hedónicos

Imagina que estás en un viaje escolar en un lugar lleno de árboles de manzanas y naranjas, todo está tranquilo hasta que el dueño de los árboles dice que todos tienen una hora para recolectar la mayor cantidad de manzanas y naranjas posibles, y que pasada la hora se podrán quedar con las frutas recolectadas para después venderlas. Automáticamente volteas a ver a un amigo y deciden competir por quien recolectará la mayor cantidad de frutas.

Pasada la hora te das cuenta que solo pudiste conseguir 10 naranjas y 5 manzanas, y que tu amigo consiguió 10 manzanas y 5 naranjas. Por ende surge la pregunta: ¿a quién le fue mejor?

Si contamos la riqueza de una persona con manzanas y la de otra con naranjas, será muy difícil decir cuál de los dos es más rico, considerando que las naranjas y manzanas cada vez valen menos (se empiezan a pudrir), y a veces las manzanas se venden más barato que las naranjas o viceversa.

Podríamos concluir entonces que para definir el valor de lo que recolectamos debemos de tener siempre en mente 3 cosas:

  1. Cada día que pasa, las frutas están un poco más podridas, y el precio al que las podremos vender será cada vez más bajo.
  2. Podemos comparar el precio de hoy de las frutas con el precio de ayer, o podemos comparar el precio de de las manzanas con el precio de las naranjas. Así obtendríamos conclusiones como que 1 naranja vale 1.25 manzanas, entonces si cambiamos nuestras naranjas por manzanas saldríamos ganando.
  3. Como el dueño del lugar solo nos dejó agarrar manzanas y naranjas, no sirve de nada que alguien haya recolectado 100 limones, pues no se los podrá llevar ni cambiar.

A juzgar por el título del blog, ¿tienen una idea de a dónde vamos con esta historia?

Antes de correr hay que caminar, y es que debemos recordar el término de inflación como un aumento generalizado de precios, donde por fuerzas de mercado y rituales necesarios por parte de los bancos centrales como la imprenta de dinero, el dinero va perdiendo valor poco a poco. Dicho fenómeno es considerado como normal o moderado siempre y cuando esté dentro del objetivo, (en el caso de México 3% +/- 1%). No es ninguna noticia que en los últimos meses la inlfación de muchos países incluyendo el nuestro, ha estado considerablemente arriba del objetivo.

** También te puede interesar: «La inflación: un enemigo silencioso»

Fuente: INEGI. Índices de precios.

El problema más grande de estos aumentos generalizados de precios, es que los precios de algunos bienes, (como los agropecuarios, ej: los aguacates del super), aumentan más que otros (como los servicios, Ej: los análisis de datos de Datlas), y por ende es difícil que los salarios también aumenten proporcionalmente con TODOS los aumentos de TODOS los productos del país. Como consecuencia, nuestros salarios pueden comprar menos bienes que antes, y eso hace que el billete de axolote por más bonito que esté, ya no equivale a los mismos aguacates que equivalía antes, bajó el poder adquisitivo del peso.

Dicho esto hay que volver un poco a la narrativa, donde en el día de campo podíamos comparar el precio de tus naranjas contra el de manzanas, pero no contra el de limones. En el valor de las monedas no es muy diferente, podemos comparar el precio del peso de hoy con el precio del peso de ayer y si este bajó sabremos que es más barato, pero si el precio de hoy del dólar americano bajó mucho a comparación del precio del dólar de ayer, podría decirse que el precio del peso aumentó solo por lo que le pasó al dolar. Con esto tenemos una noción de como es que nos afecta a nuestra economía cuando a Estados Unidos le va muy bien o muy mal en su economía.

En este caso, al hablar del intercambio de pesos contra dólares, nos podemos referir a ambas monedas como divisas, cabe aclarar el porque mencionamos los limones al principio de este blog, y como estos no influyen en el precio de las naranjas y manzanas, pues para que el precio de una moneda pueda afectar a otra esta debe de ser libremente intercambiable. Si por ejemplo nos situamos en una política proteccionista como Cuba, por más que tengamos muchísimos billetes de 50 pesos con un axolote, no valdrán nada, pues los cubanos muy difícilmente te los intercambiarán por pesos cubanos o bienes y servicios.

Entonces a partir de este fenómeno nos pueden surguir las siguientes dudas:

  • Nuestro dinero vale menos que ayer, pero ¿eso siempre hace que sea más barato para otras monedas?
  • Si nuestros precios no subieron tanto como en otros países, ¿somos ricos?

Ahora sí agarrense, pues llegamos al tema central de este blog, el Poder de Paridad de Compra. Este concepto nos dice que el tipo de cambio nominal entre dos divisas, debe de ser igual a la razón de precios entre dos países de manera que una unidad de moneda de un país tenga el mismo poder de compra en un país extranjero al ser convertida.

– Ah ok ¿y en español cómo sería?

Para eso tenemos el famoso índice Big Mac hecho por la revista The Economist. Este índice registra los precios de la Big Mac en distintos países, y luego los compara en una moneda común, el dólar americano. Se utiliza esta hamburguesa como ejemplo porque es un bien que tiene exactamente las mismas características en cualquier país que se produzca. Bajo la lógica de que vivimos en una realidad con precios hedónicos, donde la gente está dispuesta a pagar un poco más por cada atributo extra que tenga un bien (en el caso de vienes raíces, estaríamos dispuestos a pagar un poco más por una casa con un cuarto más que las demás, aunque no podamos quitarle o agregarle ese cuarto a la casa). La Big Mac debería de costar lo mismo entonces, pues no por quitarle un ingrediente, McDonalds te la vendería más barata. Utilizando las cifras del primero de enero del 22 de The Economist, hicimos la siguiente imagen:

Fuente: The Economist

Aquí podemos aprecias que una hamburguesa cuesta 69 pesos aquí, y 5.81 dólares en Estados Unidos, es decir, un dólar debería de equivaler a 11.87 pesos mexicanos (69/5.81), pero cuando vemos el tipo de cambio de ese día nos damos cuenta que un dólar equivale a 20.649 pesos mexicanos, casi el doble de lo que debería valer. Gracias al índice Big Mac podemos decir entonces que el peso vale menos de lo que debería (-0.42%), y por lo tanto es una divisa subvaluada frente al dolar, en conlusión, no existe Poder de Paridad de Compra.

Nota: Existe literatura que afirma que el cambio porcentrual de las cantidades subvaluadas muestra el diferencial de las tasas de inflación entre países, en el caso de méxico -0.42%.

Fuente: The Economist (izquierda), INEGI (en medio y derecha)

Casi terminando tenemos estas 3 gráficas. La primera gráfica refleja que tan subvaluada está nuestra moneda en comparación a otras, se supone que al ser el mismo producto, si existiera Poder de Paridad de Compra, las 4 líneas estarían donde mismo (un poco el caso del dólar canadiense). Al mismo tiempo nos dice un poco qué tanto valdría nuestra moneda si fueramos a países como Suiza, Estados Unidos, Polonia, y Russia. Tal vez nuestro salario mensual se nos iría en un taxi en Suiza, o en las tortas de Russia las podríamos pedir con todo y aguacate.

Las siguientes dos gráficas hacen alusión a como al principio de este blog, donde era difícil contar la verdadera riqueza donde cuando quien cuenta con manzanas o naranjas. En la gráfica de en medio podríamos pensar que nuestra riqueza bruta a precios corrientes es mayor a la estado unidense, sin embargo, en la gráfica de la derecha vemos como estamos demaciado lejos al no tener tanto poder adquisitivo como pensabamos.

Ya para despedirnos, al ver estos datos en formato de serie de tiempo, nos damos cuenta de dos cosas:

1. Los periodos altos de inflación (2017 y 2022) no se ve que hayan alterado el Poder de Paridad de Compra, mientras que en nuestro blog de la inflación vimos como estos periodos sí tenían alzas significantes.

2. Cuando uno ve que una acción está subvaluada usualmente significa una muy buena oportunidad de inversión, pues su precio debería de subir. Sin embargo, los datos históricos muestran que el peso mexicano lleva mucho tiempo subvaluado, y probablemente siga así, pero también significa que ante una fluctuación importante, es probable que regrese al mismo lugar.

Hasta aquí la columna de hoy, esperemos les haya gustado mucho y que se queden con la idea de que el PPC tiene muchas aplicaciones, nos ayuda medir nuestro poder adquisitivo y existen incluso modelos que lo utilizan para pronosticar el tipo de cambio real. Por nuestra parte solo nos quedamos con la siguiente duda: ¿Les gustaría un índice de trompo burguer por parte de Datlas?

Equipo Datlas

– Keep it weird-