¿Qué distingue a la inteligencia humana de la inteligencia artificial?

La historia registra conflictos entre grupos de seres humanos que se creían distintos a otros seres humanos. La Alemania nazi, por ejemplo, generó la ideología de la raza aria argumentando superioridad por cuestiones genéticas frente a otros grupos como los judíos. El juicio de sus consecuencias no serán tema que nos competen para esta entrada, pero sin duda hablaremos de historia. Lo que nos ayudará a introducir el verdadero tema de fondo es el análisis de la pregunta obligada que existe detrás de estos conflictos, es decir, ¿existió realmente una diferencia entre estos grupos de seres humanos? De ser así, ¿cuál era esa diferencia? Y partiendo de estas preguntas, nos gustaría dar un salto al presente y, al mismo tiempo, al futuro, para luego volver a la historia. Hoy en día en nuestra sociedad coexiste un nuevo “grupo” parecido, cada día más, a los seres humanos, que hemos podido diferenciar claramente desde su nacimiento en los años 50´s, pero que hoy en día evoluciona de una manera tan rápida y se vuelve cada vez más similar a nosotros, que nos ha obligado a plantearnos la siguiente pregunta: ¿qué nos distingue, como seres humanos, frente a la inteligencia artificial (I.A.)?

datlas_2019_IA_vs_humano

Y para tener un punto de partido común explicaremos brevemente como es que nosotros entendemos y explicamos lo que es la inteligencia artificial. Quizá algún experto se pudo dar cuenta que nos referíamos a la I.A. (con la pista de los años 50´s), pero efectivamente la inteligencia artificial es una técnica y un concepto que nace hace más de medio siglo, pero que sin duda hoy en día ha tomado una relevancia abismalmente mayor a lo que tenía en aquel entonces. La inteligencia artificial, simplificando la explicación, es un programa computacional que emula la inteligencia (la actividad cerebral) humana, es decir, tiene la capacidad de aprender, de deducir, etc. Regresando a la historia, en la época de su nacimiento, tenia una clara desventaja ante los seres humanos, pero entonces se volvió lo suficientemente buena como para vencer al mejor jugador de ajedrez del mundo (Kasparov), luego logró deducir preguntas a partir de una serie de respuestas y se corono como campeón indiscutible en jeopardy y, recientemente, comprendió y comenzó a crear jugadas completamente nuevas que la hicieron dominar el complejo juego de Go y vencer al mejor jugador humano. De tal forma que laa inteligencia artificial ha venido tomando una posición cada vez más “dominante” frente a la inteligencia humana. Más allá de juegos de mesa, estrategia y movimientos calculados, la inteligencia artificial se introdujo a los negocios y la sociedad, ayudando a mejorar exponencialmente una serie de procesos, productos y servicios que hoy consumimos muy comúnmente en el transcurso de un día. Las recomendaciones de Netflix y Spotify, las interacciones son Siri o Alexa, las alertas que te envía tu banco acerca de posibles fraudes o actividad inusual en tu cuenta, son todas habilitadas por inteligencia artificial. Ahora bien, la mayoría de estos procesos parten de funciones lógico-matemáticas, de pensamiento analítico y procesos asociados al hemisferio izquierdo del cerebro. Y es aquí, donde habíamos encontrado la respuesta más clara, hasta el momento, para definir el diferenciador entre la inteligencia artificial y la inteligencia humana: el hemisferio derecho del cerebro, es decir, la creatividad, el arte, la música, la intuición.

datlas_2019_cerebro_humano_lados.png

Sin embargo, al igual que el tiempo, la evolución de la I.A. no ha parado y justo en febrero del 2016 se presentó una I.A. capaz de escribir poesía, una tarea propia del hemisferio derecho del cerebro. Les recomendamos ver el video si les interesa, pero en resumen la I.A. simplemente aprendió de miles y millones de poemas de distintos autores, estructuras y corrientes históricas, con lo que fue capaz de generar una especie de “Frankenstein” con un tema de la corriente romántica, con el estilo de un autor latinoamericano y con rima consonante de estructura A, B, A, B.  Hasta aquí ya era todo un asombro hasta temeroso para quienes nos dedicamos al área artística. De pronto, dos años después (2018) se presenta una I.A. capaz de componer música. Igualmente les recomendamos ver el video si les interesa, pero lo particular de esta hazaña es que sin duda utilizó una lógica similar que la I.A. poeta para aprender acerca de sonidos, instrumentos, estructuras, etc. Pero en esta ocasión, la I.A. puede componer una canción personalizada de ¡tu vida!, es decir, basado en tu personalidad y ciertos rasgos que debe interpretar, puede generar una pieza completamente inédita y única para ti. E incluso, se habla de que pudiera generar una canción completa, en tiempo real, durante un juego en vivo sin repetir nunca ningún acorde o set de notas (perdón si use un término mal, no soy experto en música).

Datlas_barra_suscribir

Finalmente, parados a fines del año 2019, con muchos más avances nuevos y revolucionarios sobre inteligencia artificial que se revelan todos los días, creemos que es crucial tomarnos el tiempo de replantear la pregunta ¿qué nos distingue, como seres humanos, frente a la inteligencia artificial (I.A.)? porque de ahí debe nacer un juicio genuino frente a las posturas radicalmente opuestas que se manejan en los medios de comunicación acerca de la forma en la que los seres humanos y las máquinas inteligentes coexistimos. ¿Será realmente fatídico y las maquinas nos dominaran? ¿O seremos verdaderos aliados que en conjunto podamos revertir algunos de los daños que hemos creído irreversibles y convertirnos en una sociedad con un nivel de vida superior e inimaginable?

¿Tú que opinas? Cuéntanos en nuestras redes sociales

@DatlasMX